miércoles, 30 de marzo de 2011

BOLONIA: TODOS HEMOS ECHADO DE MENOS A LOS JAPONESES QUE NO HAN PODIDO VENIR

Llegué a Bolonia el lunes por la tarde, para no faltar al cocktail de Kodansha en Godot, un estupendo bar-restaurante en el centro de la ciudad. Estar allí me parecía lo único posible a hacer para mostrarse solidario con la situación que están viviendo. El trayecto desde el aeropuerto fué de lo más entretenido, con un camión que nos embistió por detrás en la "tangenziale". El golpe que nos dió no fué nada grave, pero el "casino" que montaron en plena autovia el taxista y el camionero fue espectacular. Lo primero que le soltó el taxista al otro fué algo así como:
"¿qué? ¿Viendo pelis pornos, en lugar de mirar enfrente?" 
Fue una ocasión privilegiada para volver a admirar la gesticulación, entonación y riqueza de vocabulario de los italianos...
Recogí a Jacques Glénat en la Feria y en el mismo taxi llegamos al Godot. Si no me confundo era el mismo local donde hace unos años se hizo otra fiesta Kodansha para agasajar a un familiar de los propietarios de la editorial, en la que hubo de todo. Desde una pantalla én la que se proyectaba el "Metrópolis" de Fritz Lang mientras se pinchaba una música infernal hasta la típica mortadela de Bologna y todo tipo de bebidas.
Esta vez la fiesta fué más discreta.
Allí estuvieron Rafa Martínez y Oscar Valiente de Norma y Jaime Rodríguez de Planeta, junto a muchos de los editores europeos de manga.
Hoy, sin embargo, era muy triste pasar por la zona ocupada habitualmente por los japoneses en el Palacio nº 29 y constatar las ausencias.