Mostrando entradas con la etiqueta GLÉNAT ESPAÑA-1995. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta GLÉNAT ESPAÑA-1995. Mostrar todas las entradas

lunes, 24 de octubre de 2011

Nº 1 DE LA REVISTA "SELÉN" EDITADA POR GLÉNAT ESPAÑA EN 1995 (PORTADA DE TARLAZZI)

A principios de 1995, para variar, estábamos fatal... La revista "Viñetas" perdía demasiado cada número y no recuerdo muy bien como descubrí la revista italiana "Selen" basada en la actriz porno del mismo nombre. La cuestión es que pensé que era una estupenda revista de historietas eróticas y que si la editaba igual podría ganar la pasta que perdía con "Viñetas". Una idea de bombero que no funcionó para nada. Pero en el camino nos divertimos bastante, especialmente con la relación que tuvimos con el editor Stefano Trentini. Nos creimos incluso que estábamos haciendo un erotismo diferente, que pensaba tanto en mujeres como en hombres y con una mayor sutilidad de la habitual. Seguramente esa sutilidad contribuyó lo suyo a que las ventas fueran un fracaso...
Hasta convencí a Glénat Francia para editar la versión francesa de la revista, que fracasó igualmente...
O sea que acabamos cerrando tanto "Selen" como "Viñetas" y entramos en la dimensión desconocida, en la que el tebeo "Sueños" nos salvaba la vida cada mes.
De esta experiencia quedó la amistad con el editor italiano, conservada durante más de quince años, a pesar de vernos de uvas a peras y de la distancia entre Barcelona y Argenta di Ferrara.

¿SE ACUERDAN DE SELÉN?

miércoles, 12 de mayo de 2010

FELICITATS RUBÉN !!!


Portada y página de "Viñetas" nº 12 (Glénat, febrero de 1995) en el que empezó a publicarse "El Silencio de Malka" de Rubén Pellejero y Jorge Zentner.

Me ha alegrado mucho que se le otorgara el Gran Premio del Salón de este año a Rubén Pellejero. Y, espero que Jorge Zentner sea perfectamente consciente de que él siempre tendrá una parte de este premio. O sea que me alegro por los dos.
Me crucé con Rubén y su pareja el viernes en la Fnac. Yo ya sabía que le iban a dar el premio. De hecho todo el mundo lo sabía porque por la tarde "El País" metió la pata y colgó la noticia. Pero como no sabía si él lo sabía no le felicité. Y me quedé con las ganas porque ya no volvimos a vernos. Así que vaya por delante mi felicitación a tan merecido premio.
Con Pellejero nos conocemos desde la época de Norma en los primeros 80. Y me enorgullece haber sido, por ejemplo, el editor de "El Silencio de Malka", tanto como me averguenza que en aquel momento no lo quisieran publicar en Glénat Francia. Aún recuerdo la frase de Jacques Glénat cuando Rubén ganó el Premio de Angoulême a la mejor obra precisamente por Malka, publicada por Casterman: "¡Qué verguenza!"...
me alegra también y él lo sabe que cuando no he podido publicarle lo esté haciendo con una editorial como Astiberri, en la que seguro que se siente bien tratado y editado.
Así que lo dicho: ¡Felicidades! y dejo para otro momento mis inútiles protestas sobre el Jurado...