domingo, 2 de junio de 2013

ADIIOS A SHUEISHA (2): 1 DE MARZO DE 1993: TOKYO GRAND HOTEL


Voy del aeropuerto a Tokio en bus. Cuesta la barbaridad de 2.800 pesetas. El precio de un taxi de Narita a Tokio es lo primero que te cuentan siempre. Pero hay que tener en cuenta la distancia. Si no recuerdo mal es de unos 70 km.
Mi ángel de la guarda de este primer viaje fué Antonio Martín. Había estado en Japón para comprar los derechos de Dragon Ball para Planeta y creo recordar que había ido ya más de una vez. Sin su inestimable ayuda, seguro que el resultado de mi viaje, no habría sido tan exitoso. 
Del viaje en el bus desde el aeropuerto, recuerdo especialmente pasar frente al Palacio Imperial, los canales, algo del puerto y que a las 12, la calle se llenó de ejecutivos y trabajadores.
Todos casi iguales. Como si fueran de uniforme. Los hombres con traje y las mujeres con traje y chaqueta. 
Y también ví por primera vez las colegialas con su uniforme azul.
En la estación tomo un taxi hacia el "Tokyo Grand Hotel". 
Un hotel excelente, como casi todos en los que he estado en Tokio.