miércoles, 1 de febrero de 2012

EL ASESINO DE TEBEOS REMATA SU FAENA

Portada de Julio Cebrián. "La Codorniz" (1965

La Ley de Prensa de Manuel Fraga, aprobada en 1966, prohibía explicitamente, entre otros, el sadismo, la violencia, el erotismo, el suicidio, la eutanasia, el acoholismo, la toxicomanía, el ateísmo, así como los temas que pudieran estimular el odio, la envidia, el rencor, la desconfianza, la insolidaridad, el deseo de venganza, los resentimientos, la falsedad, la injusticia o el culto desproporcionado de la propia personalidad...
Prohibía tambien atentar contra los valores que atentaran contra la tradición, la historia o la vida española, las narraciones fantásticas imbuidas de superstición científica que pudieran conducir a sobrestimar el valor de la técnica frente a los valores espirituales y, hasta la desviación del uso correcto del idioma.
Como dijo el gran pensador alemán Bernd Schuster:
"No haze falta dezir nada mass..."

11 comentarios:

Adolfo Cenizo i Maulet dijo...

Un gran hombre del que todos, empezando por usted, señor Navarro, y siguiendo --cierto, cierto-- por mí, el verdadero amor a la patria y el valor de las cosas. Fraga, nos encontraremos en el cielo. Hasta entonces, ¡un fuerte abrazo!

Anónimo dijo...

Estimado Adolfo,

Afortunadamente hoy día se puede opinar libremente. Encontrará usted decenas de blogs con otro sentido donde seguramente se sentirá comodo. No nos de el coñazo a los demás.

Mac Cluskey

Joan Navarro dijo...

Si usted, querido Adolfo, ha entendido mis posts, sabrá que en el caso de compartir cielo con Fraga, cuando le apetezca leer El Capitán Trueno, se tendrá que conformar con la versión mutilada.

Adolfo Cenizo i Maulet dijo...

Mac Cluskey, ¿por qué será que los nazis siempre quisieran sacar afuera, echar, a quien no piensa como ellos? Respóndame usted, "Mac Cluskey", ya que me parece que usted, precisamente, está "en la pomada" del sectarismo filonazi, con ribetes gays. (Le conozco)
Y a usted, estimado señor Navarro, le agradezco que haya publicado tan bella caricatura de Julio Cebrián, que inmortaliza a Fraga como quien era: un hombre serio, grave, inteligente, a quien le debemos tanto.
Vivan los tebeos, viva Fraga, viva la libertad y viva Viñetas, pese a su director y a ciertos mac-culos.

Anónimo dijo...

Hombre, yo creo que no está bien hablar mal de alguien justo cuando se muere. O poner caricaturas feas.

Pero cada uno sabra.

Anónimo dijo...

Depende del "alguien"...


-J.Edén

Ismael Sobrino dijo...

Teniendo en cuenta que hasta después de muerto sigue siendo capaz de jorobar (ahora toca recomprar los cuadros a la caja de ahorros para rellenar el mejillón en la ciudad de la cultura) está muy bien todo esto.

Anónimo dijo...

Como todo el mundo, sabía que Fraga era un fascista sádico, pero desconocía que había sido el Fredric Wertham ejpañol.

Joan Navarro dijo...

Hagas lo que hagas ponte fragas...

Mo Sweat dijo...

El último anónimo me ha quitado la frase de la boc... digo de la tecla.

Sin duda Manuel Fraga fue nuestro Dr. Fredric Wertham propio... ¡¡Y tanto que hemos despotricado del Sr. Wertham y de lo que hizo con EC Comics, con los personajes de DC, etc...!!... Y sin ser conscientes, al menos muchos de nosotros, de que tuvimos el nuestro propio... XD

Yo soy el primero que piensa que hay que respetar a los muertos, siempre, pero ¿hay que respetar a quién firmó las últimas sentencias de muerte de nuestra historia?... Lo dejo ahí...

Saludos a todos.

Magda dijo...

Pues las "Vidas de santos" que se publicaba en la época tiene de éso y más. Por no hablar de la Biblia.