viernes, 19 de noviembre de 2010

LIBRERÍAS ESPECIALIZADAS (35): EL COLECCIONISTA (1980)

Sobre sellado el 25 de noviembre de 1980.
"El Coleccionista" fué la librería especializada en tebeos antiguos que abrió Ramón Florensa, trás su paso por "Continuarà" (inaugurada en abril de 1980).
Tengo una extraña habilidad para hacer amistades con el enemigo:
Ramonet era de extrema derecha.
Le encantaba bautizarnos a todos y una de sus gracias era usar el segundo apellido. Así que a mí me tocó tragar con ser llamado "De Badías"...
Su tono de voz era inconfundible y siempre gracioso.
Me propuso insistentemente asociarme a "El Coleccionista" y abandonar "Continuarà". Pero ya era demasiado tarde. Yo era "Continuarà" y no entraba en mi cabeza traicionarla. Y eso que con Mestres teníamos nuestros más y nuestros menos...
Y las ventas no eran para tirar cohetes.
Mi primera visita a "El Coleccionista" es inolvidable.
Ramonet se había creado una puesta en escena totalmente mussoliniana: esperaba sentado al fondo de la gran sala de la tienda, en una mesa impecablemente vacía. La tienda también parecía totalmente vacía. Con cuatro vitrinas con cuatro tebeos. Tebeos "peça" (pieza) como decía él.
Y detrás de su mesa, colgado en la pared un cuadro con la portada de un "Flechas y Pelayos" con un retrato de Franco.
Cuando me acercaba a la mesa me saludó con un "Hola De Badías... Hola roig".
Un requiebro más. Llamarle "rojo" a alguien en catalán era otra de las bromas preferidas de Ramonet.
"¿Sigues en esa cueva?" (se refería a Continuarà)
"¿El barrio sigue lleno de chusma?"
Y así una detrás de otra.
Hasta que cambiando en un instante el papel de elegante magnate por el del "padrino", se incorporaba ligeramente, te miraba a los ojos y sacaba del cajón central de su elegante mesa de anticuario una pistola que casi acariciaba:
"Hay que estar preparado... De Badías" y soltaba una estudiada carcajada teatral.
Después sacaba del mismo cajón una bola de hachís como yo no había en mi vida y empezaba a jugar con ella:
"¿Quieres drogarte un poco, hippie?" (Yo llevaba el pelo bastante largo...)
Y otra carcajada.
Se hacía un megaporro en tus narices (yo entonces ni siquiera fumaba tabaco) y mientras se lo fumaba pasaba a la acción enseñándome todas las "joyas" que tenía a la venta, recordándome continuamente que no estaban a mi alcance.

2 comentarios:

Allau dijo...

Joan, perdona que t'interpel·li aquí, però no he trobat el teu correu enlloc. Estic buscant desesperadament un tebeo que llegia quan era infant. Es deia Yumbo, o potser Jumbo, i anava ple de bèsties antropomòrfiques. Va existir o me l'estic inventant? Digue'm alguna cosa.

Si vols, menja't aquest missatge.

Anónimo dijo...

Una mica "cabronet" el paio.