domingo, 18 de mayo de 2014

CARTEL CON FRANK CAPPA, JUSTO FRENTE AL PISO EN EL QUE VIVÍA EN EL AÑO 1982, CUANDO PUBLICAMOS LA MISMA IMAGEN COMO PORTADA DE CIMOC


Hoy hemos vuelto de la ceremonia de despedida de Guillem Cifré, en taxi, Miguel Gallardo, Manuel Rubiales, Victoria Bermejo y un servidor. En la esquina de Gran Via con Via Layietana, nos hemos bajado y Miguel ha seguido hasta su casa. Y andando, hemos pasado delante de dónde vivimos Victoria y yo en los 80 y justo en frente, he visto este cartel y he tenido un atropello de pensamientos. Desde que el cartel se vería desde la ventana de mi antiguo despacho, a que en los 80 hubiera sido inimaginable un cartel dedicado a una exposición del Saló, hasta simplemente recordar lo importante que siempre me pareció publicar esta portada en el nº 5 de Cimoc. Ni habían tetas, ni naves espaciales, ni guerreros musculados, ni....
Y me ha venido un subidón, una alegría que ha conseguido que por un instante despareciera la sensación de vacío que me ha dejado la ausencia de Guillem Cifré.